5 de setembre de 2011

aghj :$

Se empezaba a acostumbrar a que la gente se les quedara mirando por la calle, rebosaban felicidad, sus sonrisas se veían a kilometros, sus tonterías dejaban boquiabiertos a los niños de los parques, incluso en algún momento había llegado a pensar que le daba igual dar la espalda al mundo, pero estaba dispuesta a darla si él también lo hacia.